Jesús Urbieta

urbieta_edited.jpg

Jesús Urbieta nació en Juchitán, Oaxaca en 1959 y muere en la ciudad de México en 1997; seis meses antes de cumplir los 38 años. Fue un virtuoso de la pintura, la escultura, el grabado y su sensibilidad también le permitió destacarse como poeta, novelista e interprete de sones y boleros. De una personalidad única y enigmática, Jesús Urbieta será el eterno y desbordado joven juchiteco.

 

En su formación, cursó estudios en el Taller de Gráfica de la Casa de Cultura del Istmo en Juchitán, en la Escuela de Artes Plásticas, Pintura y Grabado del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) en Oaxaca y en Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado «La Esmeralda» en la Ciudad de México.  Acreedor a múltiples reconocimientos, entre los que destacan: Primer Premio de Adquisición en el IX Encuentro Nacional de Arte Joven, Aguascalientes 1989; Galardón Gran Paleta de Oro en el XXVI Festival Internacional de Pintura del Castillo-Museo Grimaldi en Cagnes-Sur Mer Francia en 1994; Mención honorífica en la V y VI Bienal de Pintura Rufino Tamayo, Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca, Oax.

 

En su aporte literario, publicó el libro de poesía “Siempre en llamas” y la novela corta “Zeferino y su hermana Mariana Pombo”. Al momento de su muerte, Urbieta dejó inconclusos diversos cuentos, relatos y poemas.  En su labor como promotor cultural, creó la Fundación Guiée Xhúuba, dedicada a promover la cultura de la región del Istmo.